Unidos en la adversidad

Ciudad de México (Rasa-informa.com/Redacción).- Todo indicaba, según estudios del Laboratorio de Datos Mundial y un revelador  estudio realizado el año de 2018, que el mundo se encaminaba en una tendencia halagüeña hacia una sociedad en la que predominaba la clase media, hacia las metas del 2030. La tendencia documentada ofrecía información que presumía la posibilidad de que en el mundo dominara ese sector de la sociedad.

Tomando como punto de referencia el gasto diario por persona, el laboratorio ha concluido, y al parecer no se equivoca, al contrario, sin complicaciones muestra en varios gráficos que la clase media es ya, y será en el corto plazo, la clase dominante.

Pero hete aquí que el año de 2020, justo a una década de las metas que se habían fijado en Naciones Unidas, todos los pronósticos se vinieron abajo y pese al deseo de ser optimistas, la situación se pondrá peor de lo que ahora se ve. En el estudio de marras era posible  advertir que para ese año, 2018… por cada segundo que pasa una persona escapa de la pobreza extrema y cinco entran en la clase media, o bien, en un día 86,400 personas escapan de la pobreza extrema y, 432 mil entran en la clase media. (Brookings Institution) .

En el caso concreto en México, ahora en los umbrales del segundo trimestre del segundo año de gobierno de la presente administración, la suma de la emergencia endémica de salud, provocada por el coronavirus conocido por todos como COVID-19; la crisis económica y la caída del precio del petróleo, y un pésimo desempeño económico el año inmediato anterior, sin lugar a dudas se dará un fuerte golpe a los pronósticos entonces optimistas.

La rebelión de la clase media, en silencio, cautelosa, tendrá que aplazarse, el impacto será de acuerdo a las condiciones de cada país, en México, pese a los buenos deseos, el desempleo, la quiebra de empresas y la subsistencia inclusive solapada de la economía informal, y el empleo informal que le acompaña, ingresarán a la triste realidad de una estadística negativa, inevitable ahora, como un reflejo de lo que en el terreno social se vivirá.

Debido a que el país camina a contracorriente, es imposible ver las cosas de otra manera, la caída estrepitosa de los indicadores económicos que arrastran a los sociales, sobre todo ahora que los mexicanos estamos confrontados, que nos están confrontando, ante lo inevitable, solo queda esperar la cordura y que la sociedad civil se sobreponga y actúe como en otras ocasiones lo ha hecho, unida para alcanzar su bienestar, a pesar de la política, los políticos y lo que esto implica.

Los mexicanos debemos ser más fuertes que la inercia política, de los intereses mezquinos,  de la soberbia. Esa fortaleza sólo se consigue en la unidad en un solo objetivo, México, y los mexicanos de la sociedad civil.

La adversidad es el factor común que hará que la unidad de los mexicanos en beneficio de nosotros mismos, no sucumba a intereses políticos.