En la última década, el consumo de bebidas energéticas y deportivas ha reportado un incremento de 66 por ciento en México (Foto: pixabay)

Por: Adoración Araiza

Ciudad de México (Rasainforma.com).- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitió una alerta sobre los daños que provocan a la salud el consumo desmedido de productos energéticos.

Según un comunicado, en la actualidad los productos médicos y naturales que se venden en México para ayudar a las personas a permanecer activas, sin necesidad de mantener hábitos saludables, se venden en la mayoría de los casos, sin restricciones.

De acuerdo con Paul Carrillo Mora, estudiante de la UNAM, el crecimiento desmedido en el consumo de estos productos se debe a que se venden sin control en el mercado.

Por lo que la demanda y consumo de estos se ha incrementado, especialmente entre los jóvenes, los cuales no toman en cuenta los efectos secundarios de los productos, como boca seca, dolor de cabeza, ansiedad y estrés, ya que los beneficios aún no son comprobados, indicó Carrillo Mora.

Asimismo, detalló que las sustancias pueden tener efectos mixtos e inconscientes sobre algunos aspectos de la cognición, en especial sobre la atención y la memoria.

Consumir un energizante de 500 mililitros es similar a tomar dos cafés espresso y 12 cucharadas de azúcar.

Al respecto, el universitario de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM recomendó utilizar otros métodos no farmacológicos para impulsar el rendimiento cognitivo, entre los que destacan el hacer ejercicio al aire libre y tener hábitos de alimentación saludables.

Además de tratar de dormir por lo menos de 6 a 8 horas diarias y eliminar malos hábitos como el tabaquismo, alcoholismo y otras adicciones.

De acuerdo con el Centro Médico Nacional Siglo XXI los pacientes que llegan a las salas de urgencias después de haber ingerido bebidas energizantes llegan a presentar problemas cardíacos, debido a que los energizantes como la cafeína y taurina generan deficiencia en la a coagulación, palpitaciones y en algunos casos no tienen conocimiento.

La Profeco y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) establecen que el límite máximo de cafeína para un adulto debe ser de 300 mg al día, mientras que la ingesta de bebidas con este ingrediente no debe rebasar los 165 mg diarios, ya que el exceso en el consumo de este producto puede generar efectos adversos en el sistema nervioso, la presión arterial y el sistema cardiovascular.

Con información de revistacambio.com