Reportan avistamiento de vaquitas marinas en Alto Golfo de California

Entre el 19 de agosto y 3 de septiembre, se logró el avistamiento de seis ejemplares de la vaquita marina

Las vaquitas marinas se encuentran sanas (Foto: @de_ballena)

Por: Alina Espinoza

Baja California (Rasainforma.com).- Entre el 19 de agosto y 3 de septiembre, un grupo de investigadores logró el avistamiento de seis ejemplares de vaquita marina nadando en las aguas del Alto Golfo de California, ubicado en San Felipe, Baja California.

Las vaquitas marinas se encuentran sanas, lo que es una nueva esperanza de supervivencia de la especie que se encuentra en peligro de extinción.

En esos días, los investigadores aprovecharon el buen tiempo y lograron capturar fotografías a dos vaquitas el pasado 3 de septiembre.

“Es una excelente noticia que la vaquita sobreviva”, dijo el doctor Lorenzo Rojas.Bracho, líder del programa mexicano de investigación.

Rojas-Bracho, también presidente del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) mencionó que es importante continuar con el trabajo para la conservación del mamífero marino.

Por otro lado, Eva Hidalgo, bióloga de la organización Sea Shepherd indicó que esta labor es sumamente importante para mostrar al mundo que esta especie continúa sobreviviendo y sigue siendo fuerte, por lo que siguen manteniendo esfuerzos para salvarla de la extinción.

Diego Ruiz Sabio, director del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar celebró el avistamiento de la vaquita marina.

“Es indispensable que se continúe con esta coordinación y reforcemos nuestros esfuerzos, particularmente para delimitar el polígono donde hay mayor cantidad de ejemplares en esa reducida zona del Alto Golfo de California, en donde se puede explorar la posibilidad de instalar un cerco flotante que mantenga fuera las embarcaciones”, expresó Ruiz Sabio.

La expedición para localizar a la especie marina fue realizada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Secretaría de Marina (Semar), Sea Shepherd Conservation Society y el Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, y pidieron la ayuda de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).