Reboceros de la Piedad, equipo michoacano que ascendió, pero no jugó en Primera División

Por decisión del empresario Fidel Kuri y acuerdo de la Femexfut, en 2013 La Piedad mudó su sede a Veracruz, equipo hoy desafiliado

reboceros, equipo
Por méritos propios, los Reboceros llegaron al máximo circuito al derrotar al equipo filial de Monarcas (La foto es de la liga de ascenso mx)

Por: Redacción

Ciudad de México (Rasainforma.com).- El día del aniversario de la fundación de Morelia del 2013, La Piedad logró el ascenso a la Primera División del futbol mexicano tras derrotar en tanda de penales a los Toros Neza 5-3, en la propia casa de los astados. El marcador global fue 6-4.

La escuadra michoacana venció a la entonces filial de Monarcas Morelia. Militaban con los del Estado de México Miguel Ángel Fraga, Ángel Sepúlveda, Alberto Lucio, Ever Guzmán, Rodolfo Vilchis, Rodrigo Prieto y José Ángel Rosas, entre otros. El entrenador era Roberto Hernández.

Con los Reboceros, Cristóbal Ortega y Juan Antonio Luna en la dupla de la dirección técnica, y futbolistas sin renombre. Figuraban Mario Rodríguez, Luis Martínez, Fernando Santana, Juan Carlos Gómez y el costarricense Óscar Rojas.

Después de ese partido, disputado aquel sábado 18 de mayo en Estadio de la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl, el propietario de los Reboceros, Fidel Kuri Grajales afirmó en entrevista de prensa sobre el posible cambio de sede: “Están los rumores y lo que se ha dicho, pero nosotros nunca hemos dicho nada, nosotros estamos en La Piedad, en donde está nuestro proyecto y pues no hay otro tema”.

También añadió: “La Piedad se ganó el ascenso y se queda ahí. El equipo no está en venta, es de mi familia y ahí seguirá. Va a ser difícil mantener el equipo, pero económicamente no tenemos problemas”.

Dos días después, la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) recibió la solicitud del propio Kuri Grajales, de cambiar de sede al recién ascendido. Así que a los seguidores de la escuadra michoacana poco les duró el festejo. Al siguiente torneo de la primera división, el Apertura 2013, La Piedad se convirtió en los Tiburones Rojos de Veracruz, sin haber debutado en el máximo circuito.

Las razones del empresario, originario de tierras veracruzanas, fueron especialmente sobre la infraestructura. El estadio Juan N. López no tenía la capacidad para 20 mil personas, ni instalaciones idóneas. El ayuntamiento piedadense de aquel tiempo se comprometió a incrementar tres mil asientos más y otras mejoras al inmueble, como en el alumbrado, lo cual resultó insuficiente para Fidel Kuri, quien ya había acordado con el gobernador de su estado natal, Javier Duarte de Ochoa -actualmente preso en el Reclusorio Norte, acusado por los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita- el apoyo para mudar la franquicia y jugar de locales en el Luis “Pirata” Fuente.

Ahora La Piedad juega en el Juan N. López dentro de la Liga Premier (Foto: Facebook @ClubRebocerosDeLaPiedad)

Ese cambio, aprobado por la Femexfut, presidida entonces por Decio De María, no fue el único en aquel torneo. Querétaro, que había descendido, siguió vigente al comprar la franquicia de Jaguares de Chiapas, quien se mantuvo con futbol, pues el equipo San Luis se mudó hacia allá.

Pero no le fue bien a Kuri Grajales. Su pasó como presidente del Veracruz se enmarcó entre escándalos y malos manejos. En enero de 2016 golpeó en los palcos del “Pirata” Fuente al presidente de la Comisión de Árbitros, Edgardo Codesal, por lo que fue suspendido un año por la Federación Mexicana de Futbol. En septiembre del mismo año, agredió a un reportero de Puebla, y lo sancionaron con seis meses para no realizar actividades relacionadas al balompié profesional.

Por si fuera poco, en mayo de 2017 bajó al terreno de juego a celebrar con su equipo la “salvación” para no irse a la Liga de Ascenso Mx. Ello fue motivo para suspenderlo un año.
Empezaron los adeudos con jugadores y a la federación. En el terreno deportivo, el Veracruz estaba de capa caída. Descendió en el torneo Clausura 2019, aunque su propietario pagó los 120 millones de pesos reglamentarios para permanecer en Primera División y hubo 19 equipos, ya que llegó a la liga el San Luis.

Además, le quitaron dos puntos obtenidos en el Apertura 2018, y los cuatro que lograron en el Clausura 2019, por no pagar un adeudo por derechos de un jugador al equipo uruguayo Montevideo Wanderers.

Tuvieron la racha de 41 partidos consecutivos sin victoria: 10 encuentros del Apertura 2018, 17 del Clausura 2019 y 14 del Apertura 2019. En ese lapso recibieron varias golizas, como la de 9-2 ante Pachuca, y el 7-0 que le propinó Necaxa.

Igual se recordará el pasado 18 de octubre, en el Luis “Pirata” Fuente, cuando en protesta por la falta de sus pagos, los jugadores del club jarocho empezaron con cuatro minutos sin jugar, y aprovecharon los Tigres para anotarles dos goles. El partido terminó con derrota 3-1.

Con esa situación, en diciembre último la Femexfut acordó desafiliar a Fidel Kuri y al Veracruz del balompié profesional, y hacerse cargo del club para liquidar los adeudos, lo cual hasta el momento no se alcanza.

Esa franquicia de La Piedad que llegó a Primera División en la primavera de 2013, ahora no existe, y su dueño es persona non grata para los directivos del futbol mexicano organizado.
Los Reboceros, sin carrera larga en la primera división

La Piedad tenía antecedentes recientes en primera división. En 2001 logró el ascenso, y participó en el campeonato Invierno de ese año, donde alcanzó 19 puntos. Necesitaba sumar en el Verano 2002 para no perder la categoría, y lo hizo de la mano de “El Rey Midas” Víctor Manuel Vucetich. Ganó 37 unidades, líder general, aunque no avanzó más al ser eliminado en Cuartos de Final por el América, a la postre campeón.

Sin embargo, el Juan N. López se quedó sin futbol de primera, que alcanzaron por méritos propios, como lo hicieron en el 2013. La franquicia fue vendida a Querétaro.
Actualmente los Reboceros participan en la Liga Premier, avalada por la Femexfut, en busca de llegar de nuevo a la liga de Ascenso Mx.