Influencer llora por tener que trabajar al perder su cuenta de Instagram

La joven se niega a volver a tener un trabajo ordinario

Finalmente, Taylor decidió ignorar lo último y decidió abrir otra cuenta y retomar su oficio (Foto: @duhitsjessy)

Por: Alina Espinoza

Estados Unidos (Rasainforma.com).- Sabemos que tener un trabajo es muy demandante y agotador, pero es algo que necesitamos para poder solventar nuestros gastos; para algunos es difícil, como el caso de la influencer Jessy Taylor, quien lloró al saber que tiene que trabajar tras perder su cuenta de Instagram.

Jessy Taylor, una influencer de Instagram que tenía 113 mil seguidores, alguien denunció su contenido como inapropiado, por lo que el servidor decidió cerrarlo. Entonces, en un video publicado en YouTube, la joven se quejó de que tendrá que volver a trabajar.

En este video, comentó entre lágrimas que su cuenta de Instagram era su único ingreso de dinero, y que ahora quedó sin una ocupación que le permitiera cubrir sus gastos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

💔💔💔💔💔💔

Una publicación compartida de Jessy taylor (@duhitsjessy) el

“No soy nada sin mis seguidores, era más de 113 mil. Antes de llevar esta vida, era una prostituta y no quiero volver a esa vida”, dijo.

Explicó que vino a Los Angeles para conocer sobre la ocupación de influencer, y comentó que estaba editando un video cuando se dio cuenta que le dieron de baja en dicha red social.

Agregó que no tiene una profesión, ya que sus padres no pudieron pagarle una carrera universitaria, y enfatizó que no quiere volver a trabajar en lugares como McDonald’s.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jessy taylor (@duhitsjessy) el

“Mi familia me abandonó y varias personas me dieron la espalda dejándome sola. Tengo deudas que superar los 20 mil dólares, no tengo un título porque no pude estudiar una carrera precisamente por falta de recursos y para vivir me tocaba trabajar en un McDonald’s”, declaró.

Varias personas acusaron que las declaraciones de la joven eran falsas, y otros le recomendaron que buscara trabajo en vez de estar llorando en redes sociales.

Finalmente, Taylor decidió ignorar lo último y decidió abrir otra cuenta y retomar su oficio.