Índice de confianza saltó 11%

El incremento en la confianza de los consumidores para inicio de este año es el mayor del que se tiene registro para un enero

Foto: Ilustrativa

Ciudad de México (Rasainforma.com/Redacción).- Las familias mexicanas empezaron el año con mayor optimismo, de acuerdo con los datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El reporte del Indicador de la Confianza del Consumidor (ICC), elaborado de manera conjunta por el Inegi y el Banco de México (Banxico), mostró que en enero del 2019 el indicador aumentó 11.1 puntos en comparación con el mismo mes del año pasado, con cifras desestacionalizadas.

Cabe destacar que el incremento en la confianza de los consumidores para inicio de este año es el mayor del que se tiene registro para un enero.

El reporte también informó que en enero el ICC se ubicó en 46.0 puntos con cifras desestacionalizadas, el mayor registro desde agosto del 2001, cuando se ubicó en 47.4 puntos.

Desde los resultados del proceso electoral del año pasado, cuando se dio a conocer la victoria de Andrés Manuel López Obrador en julio, el ICC se empezó a ubicar por encima de 40 puntos, algo que no sé veía desde agosto del 2013.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, refirió que con la victoria de López Obrador se ha extendido una percepción positiva sobre la economía en general.

Con él coincidió un análisis realizado por Banorte, que destacó el optimismo que tiene la gente ante la nueva administración de López Obrador y su toma de decisiones.

“Es probable que la confianza del consumidor se mantenga significativamente por encima de su promedio de largo plazo en los próximos meses a pesar de una expectativa de menor crecimiento económico y mayor desempleo”, añadió.

James Salazar agregó que el tipo de cambio es otro factor que ha favorecido el optimismo de los consumidores, ya que no se ha incrementado en las últimas semanas y los consumidores relacionan mucho la situación económica con la paridad peso-dólar.

Hacia adelante, los analistas esperan que la confianza del consumidor se mantenga alta.

“Esperamos que la confianza encuentre mayor apoyo de las recientes políticas implementadas por la administración federal, las cuales buscan ayudar a incrementar el ingreso disponible de los hogares de menores recursos”, acotó Banorte.

Entre las iniciativas que destacó Banorte fueron: incremento al salario mínimo; programas de transferencias sociales; reducciones a los impuestos en la zona fronteriza norte, y las nuevas políticas de determinación de precios, particularmente en el sector energético, así como ciertos subsidios a agricultores en alimentos básicos, entre otros.

“Consideramos probable que la redistribución del ingreso mediante estos programas mantenga la confianza en niveles elevados, compensando por el impacto negativo en la actividad económica de otros eventos, tales como el retraso en la distribución de combustibles, huelgas y el bloqueo de las vías férreas en algunos estados del país”, agregó.

En comparación mensual, el ICC desaceleró su crecimiento al avanzar 1.9 puntos con cifras desestacionalizadas, tras el dato de 2.9 puntos de diciembre.

Los especialistas consultados refirieron que, hasta el momento, no se ve un impacto en la confianza de los consumidores por el desabasto de gasolina que se vivió en diferentes zonas del país durante enero.

En las primeras dos semanas de enero diferentes estados del país sufrieron desabasto en la distribución de gasolinas, ello como resultado de la lucha del gobierno de Andrés Manuel López Obrador contra el robo de hidrocarburos.

“Los datos contrastan con la expectativa de que los trastornos generados por el desabasto de gasolina hubieran lastrado la confianza. Consideramos que los consumidores se acercan a niveles máximos históricos y consistentes con un optimismo que seguirá apoyando las decisiones de consumo”, refirió Joan Domene, analista de Invex.

Añadió que los altos niveles de remesas y el aumento salarial real favorecerán un crecimiento firme del consumo, que se mantiene como principal motor de la economía y contrasta el pesimismo que lastra las decisiones de inversión en el sector industrial.

Al interior del reporte, el Inegi precisó que el componente que mayor incremento tuvo en comparación anual fue el que se refiere a la situación económica del país esperada en un año, que incrementó 23.9 puntos.

Le siguió la perspectiva que tienen los hogares de la economía actual del país, que mejoró 12.1 puntos; seguido del componente que se refiere a la situación económica de los integrantes del hogar, con un incremento anual de 9.0 puntos; las posibilidades de compras aumentaron 6.2 puntos, mientras que la situación económica actual de los miembros del hogar avanzó 4.4 puntos. En su comparación mensual, todos los componentes registraron incrementos a excepción del que se refiere a la situación económica esperada para el hogar, que retrocedió 0.3 puntos.

Con información de El Financiero/INEGI