Hay de mayorías a mayorías

presupuesto de egresos
(Foto: @CanalCongreso)

Juan José Miró V

Sin experiencia de trabajar en una bancada plural y con legisladores inexpertos, producto de cobertura de compromisos; y también al margen del trabajo colectivo, ser mayoría, no garantiza nada, un claro ejemplo es la aprobación del presupuesto de egresos de la federación del próximo año. Una parte de los miembros de MORENA en esta mayoría, vienen de las filas del PRD, lo que no es garantía.

Sin lugar a dudas la mayoría de MORENA ha intimidado al PRI, que no se le ve en ninguna parte, por el contrario. Sin embargo al PAN se le ve y escucha beligerante, pese a que un ex panista ahora ciego seguidor de la presente fórmula de gobierno y que no ha contaminado a sus ex compañeros,  no siempre le hace gordo el caldo a MORENA.

El panorama es patético, es una lástima, ver como no hay trabajo parlamentario, no se observan en los debates por llamarlos de alguna manera, substancia legislativa. Son también demasiados dimes y diretes, tampoco es posible apreciar que se tenga un hilo conductor de qué hacer, cómo hacerlo y para conseguir qué.

No es suficiente, queda claro, ser mayoría, se precisa que los grupos parlamentarios se asuman como entidades que realmente estudian, analizan las propuestas del Ejecutivo o de la bancada sobre temas específicos, las cámaras se han convertido en salones propios para los coros, donde por lo regular comienzan desafinados y sobre la marcha y después del cabildeo o de recibir instrucciones, terminan por aprobar algunas leyes, y en el camino, repetir los calificativos y juicios contra la oposición en el marco de un modelo desgastante, además de molesto.

Los grupos políticos afines a la mayoría numérica, poco convincentes por cierto, muy poco o nada aportan al debate, las ocurrencias se convierten en ley, no vemos análisis histórico, sino simple historicidad, el pasado no se analiza, se depreda, nada se salva, pese a que es la base de muchos casos que se han confirmado en el marco de la economía política.

Qué papelón el de la comisión de presupuesto que ante la falta de articulación con grupos disidentes tuvieron que buscar un recinto alterno, iniciar un periplo escabulléndose y usando transporte público para engañar a los que no pudieron convencer; pero si descalificar, y de paso, como lo hicieron con la oposición panista, que redujeron su postura política a lo que dan por un hecho, que no participaron porque no hay moches, no hay más,  con eso justifican que no estuvieron presentes, y los agraviados, ni sus luces, no estuvieron en el coro, que ellos se defiendan, dicen los otros grupos políticos, como quieran si es que quieren.

Insistimos hay de mayorías a mayorías, lo que se ve, hasta ahora y así será en adelante, son  muchedumbres poco o nada analíticas que sólo responden a instrucciones precisas y debido a que no tienen oposición, sólo hacen aquello que tanto criticaron al partido que echaron a la calle y dejaron sordo, mudo y ciego, el famoso “mayoriteo”, las leyes derivadas de levantar el dedo o bien utilizarlo para teclear   la aceptación en el tablero electrónico y del análisis, del proceso legislativo, nada, para qué, si son mayoría.