En juego el futuro de la humanidad y de todos los seres vivos

La vacuna contra la #COVID_19 estaba en mantener a las plantas y a los animales silvestres dentro de sus propios ecosistemas, ahora lo que está en juego no solo es la conservación de estas especies de flora y fauna, sino también el futuro de la humanidad. Afirmó el Dr. Gerardo Ceballos González, investigador del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre, del Instituto de Ecología de la UNAM.

Ciudad de México (Rasa-informa.com/Redacción).- Las enfermedades emergentes han estado asociadas a cambios en las interacciones con las especies, cambios en los usos de suelo y al cambio climático, de manera que los responsables del surgimiento de enfermedades como la COVID-19 son la destrucción de hábitats y el mal manejo que se le ha dado a la flora y fauna, tal como el comercio ilegal, la cacería y la deforestación. Así se mencionó en el primer módulo del Seminario Internacional Tópicos de Frontera en la Sustentabilidad 2020: “Degradación de ecosistemas y enfermedades emergentes”, organizado por la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad de la UNAM.

Los especialistas en ecología, conservación y fauna silvestre de la UNAM, el Dr. Gerardo Ceballos González, del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre, del Instituto de Ecología; y el Dr. Gerardo Suzán Azpiri, del Laboratorio de Ecología de Enfermedades y Una Salud, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia; hablaron de la necesidad de un replanteamiento integral y sustentado de estrategias, considerando los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, a la par de desarrollar herramientas innovadoras de modelación para identificar escenarios de riesgo, preservar ecosistemas que propicien el bienestar, y la salud animal, pública y ecosistémica con justicia y equidad.

Actualmente estamos entrando a la sexta extinción masiva, las cifras muestran que en un año perdimos lo que se debería haber perdido en 100 años, mencionó Ceballos González, y agregó que debido a la pérdida del hábitat se han roto las barreras entre los patrones de distribución y la manera de usar los ecosistemas entre los animales silvestres y los humanos, los animales domésticos y los silvestres. Esta situación ha provocado una pérdida de servicios ecosistémicos, la cual es un factor asociado a la emergencia de enfermedades.

El llamado al que debemos responder hoy es a ser actores y no espectadores, insistió el investigador del Instituto de Ecología.

Por otra parte, Suzán Azpiri, enfatizó en el papel que juegan los virus en los ciclos biogeoquímicos, ya que al infectar todo tipo de seres vivos incrementan la diversidad genética e impulsan la evolución biológica y la diversificación de especies, pero también pueden reducir tamaños poblacionales y favorecer extinciones locales.

Ante la situación que vivimos mundialmente, nos hacemos la pregunta: ¿por qué las enfermedades de este tipo saltan de un pangolín o murciélago y no de una mariposa hacia nosotros? El investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia explicó que se debe a la regla de transmisión taxonómica, que considera que entre más cercano filogenéticamente está un organismo de otro, se salta más fácil. Por eso nos transmiten más enfermedades los mamíferos. Agregó que existen 320 mil virus de mamíferos.

Actualmente hay casos de Covid en todo el planeta que tienen impactos sobre la mortalidad, pero no hay que perder de vista algunas otras enfermedades que son de alto impacto, como la malaria y la tuberculosis, mencionó el especialista.

El Dr. Ken Oyama, Secretario de Desarrollo Institucional de la UNAM, concluyó las participaciones haciendo una invitación a la ciudadanía a sensibilizarse en el tema, pero también haciendo un llamado a quienes toman decisiones, para que inviertan en la conservación y protección de ecosistemas.

Con información de UNAM Global