Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Es cierto que en la actualidad la cantidad de vídeos que vemos a lo largo del día es bastante abundante. Todo esto se debe a las facilidades de las que disponemos hoy en día, así como al fácil acceso que tenemos a internet y a las distintas redes sociales en las que podemos subir o postear cualquier contenido digital, desde textos hasta fotos y vídeos.

Es por ello que ahora mismo consumimos muchos vídeos, ya que están al alcance de todos y todos podemos crear este tipo de archivo, ya sea con nuestros teléfonos móviles, con nuestras tablets o distintas cámaras digitales. Sin embargo, lo más complejo viene después de eso.

Porque, como seguramente ya habremos visto, hay mucha edición de vídeos que nos permite modificar nuestros vídeos de distintas maneras. Es decir, podemos cortarlos, ponerlos en cámara lenta, en cámara rápida, añadir fotos, cambiar las voces, añadir la música a nuestro gusto… Incluso podemos cambiar las voces que puedan aparecer durante el vídeo.

Actualmente las opciones de edición de vídeos son inmensas y las tenemos más cerca de lo que creemos, todas estas opciones están a nuestro alcance con un par de clicks. No obstante, hay una serie de consejos que debemos seguir si realmente queremos editar bien nuestros vídeos y conseguir el resultado que siempre hemos soñado.

Editando paso a paso

En primer lugar, hemos de almacenar videos reales, grabados por nosotros, e incluso fotos, todo lo que queramos que aparezca en nuestra próxima edición de vídeo. Lo ideal es juntar todos estos archivos en una misma carpeta para que el acceso a cada uno de ellos sea más sencillo y rápido. Asimismo, la importación al programa de edición será más directa y nos evitaremos cualquier otro problema u obstáculo cada vez que queramos añadir un archivo nuevo.

Una vez que tengamos todo esto clasificado adecuadamente, podremos dar el siguiente paso. Este paso consiste en saber a ciencia cierta cómo funciona el programa que estamos utilizando. Para ello, es imprescindible saber que las líneas de tiempo son las que determinarán la duración que tenga cada foto o vídeo dentro del vídeo editado final.

Lo mismo ocurrirá con el sonido. Este estará localizado en otra línea, junto a la línea de vídeo. Ahí es donde podremos añadir la canción que más nos guste, silenciar voces, o añadir cualquier otro sonido que creamos conveniente.

En el siguiente paso, lo que hemos de tener en cuenta son las transiciones. ¿Qué es exactamente esto? Pues muy sencillo, las transiciones son los diferentes efectos que se pueden añadir entre clip y clip, es decir entre dos vídeos distintos que van a formar parte del vídeo final. El principal objetivo de las transiciones es que el corte de un clip a otro no sea brusco, sino todo lo contrario, que se cambie de un video a otro de una forma suave y paulatina.

Para poder incluir estos pequeños efectos que tan bien quedan en el producto final a nuestro vídeo, simplemente tendremos que tomar el que deseemos añadir y arrastrarlo directamente hasta el lugar donde queremos que aparezca. De este modo tendremos un cambio suave y delicado que dará un toque único a nuestra edición del vídeo.

Después de haber puesto una transición en cada corte y cambio de clip, veremos como el producto que vamos obteniendo es mucho más óptimo que cuando empezamos con la edición. Por otro lado, es preciso saber que muchas de las transiciones las podemos encontrar como predeterminadas en el programa que estemos usando y así será mucho más fácil tanto la elección como la inserción de las mismas.

Ya vamos llegando al final, y como uno de los últimos consejos para llevar a cabo una edición de vídeo adecuada, falta decir algo de lo más esencial. Se trata de la exportación. Este paso parece ser el más importante ya que todo dependerá del formato en el que guardemos el vídeo. Si lo hacemos incorrectamente, no podremos reproducir nuestro preciado vídeo después de tanto tiempo de dedicación, lo cual sería una pena.

Por ello, hemos de prestar especial atención y fijarnos en qué formato queremos descargar nuestro nuevo archivo. Dependiendo de para qué quieras usar el vídeo o de dónde quieras publicarlo, se usará un formato u otro.

Si, por ejemplo, queremos subir nuestro vídeo a alguna de las redes sociales más utilizadas actualmente, deberemos exportar el archivo en MP4 o, en su defecto en MOV. Si ese va a ser el uso de tu nuevo vídeo, no debes preocuparte demasiado por el formato, ya que los dos que hemos mencionado previamente funcionan sin problema en cualquier red social.

Tanto en smartphones como reproductores MP4 podremos disfrutar del nuevo producto que nosotros mismos hemos creado. Después de haber visto en proceso en su totalidad, veremos que la dificultad no es muy alta y que si queremos podemos obtener todo lo que nos propongamos. Ya es hora de compartir nuestras nuevas ediciones y de que el mundo vea todo lo que queremos mostrar.

fgmm