Una de cada tres especies de pescado comercializadas en el país se cambiaron (Foto: pixabay)

Por: Adoración Araiza 

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Un estudio de la organización Oceana México que busca la conservación de los océanos y sus especies, expuso la práctica de vender una especie de pescado bajo el nombre de otra.

La investigación genética fue realizada a casi 400 muestras de pescados en la Ciudad de México, Mazatlán y Cancún para conocer, con pruebas científicas, el nivel de sustitución de especies.

La investigación de Oceana México dejó al descubierto que una de cada tres especies de pescado comercializadas en el país se cambiaron, en su gran mayoría por una de menor valor.

La investigación de ADN, que es la primera de su tipo a esta escala y publicada en México, registró un nivel de sustitución en promedio en el 31% por ciento en 133 establecimientos analizados entre restaurantes, pescaderías y supermercados.

Con un 36 por ciento, Oceana México reveló que en las pescaderías es donde más se realiza esta práctica de vender un producto de mala calidad fingiendo que es de buena calidad, mientras que los restaurantes aparecieton con un 33.5 por ciento y los supermercados con un 16.5 por ciento.

Entre los pescados más sustituidos se encuentran: Marlin 95 por ciento, Sierra 89 por ciento, Mero 87 por ciento, Huachinango 54 por ciento y Róbalo 53 por ciento.

En muchos de los casos la gente no se percata de las sustituciones por el tipo de presentación de los platillos debido a la semejanza entre especies, al recibir el pescado en filete, resulta muy difícil para el consumidor común distinguir las diferencias o percatarse el engaño.

Del 100 por ciento de sustitución, 40 por ciento  por ciento fue por producto de acuacultura, que suele ser más barato, o incluso por especies totalmente diferentes como tiburones o rayas, lo cual representa un daño tanto al ecosistema como al bolsillo de los consumidores.

El mero, podría parecer que es un indicador de poblaciones abundantes luego de aparecer continuamente en los menús, sin embargo, a partir del análisis de la Carta Nacional Pesquera sabemos que el mero tiene por lo menos 18 años sobreexplotado en el Golfo de México.

Como actividad económica el mar genera unos 11 mil millones de pesos anualmente y la diversidad de sus especies es en sí misma es una gran riqueza, pero México no hace lo suficiente para cuidarlo.

Con información de UNO TV y Animal Político